¿ Qué es la psicología perinatal?

El rol de la psicóloga o psicólogo perinatal es muy reciente, y nace a partir
de una toma de conciencia en diferentes sectores involucrados en el nacimiento y la crianza (obstetras, matronas, psicólogas…) sobre la importancia que tienen los cambios emocionales y psicológicos que se producen durante el proceso de maternidad y la carencia de acompañamiento y apoyo en un periodo tan sensible y vital. La psicología perinatal es la rama de la psicología que abarca la preconcepción, embarazo, el parto, el postparto y la crianza de los primeros años.Trata de cuidar y promover la salud emocional de la madre y el bebé, así como el vínculo afectivo que se establece entre ambos y con el padre; su visión parte de la base de que el nacimiento de un bebé es una crisis vital, lo cual produce un cambio psíquico en la mujer y el hombre que van a ser padres.

¿Cómo te ayudo desde nido y mente?

Te acompaño durante tu embarazo y el de tu pareja, apoyándote en este proceso vital respondiendo a tus dudas, acogiendo tus miedos y ayudándote a superar los problemas que surgen en el camino. Como por ejemplo:

 

Dificultades para concebir un hijo.

Ansiedad, miedos, intranquilidad durante
el embarazo.

Miedo al parto.

Partos difíciles o traumáticos (Trastorno por Estrés Postraumático después del parto).

Depresión posparto y preparto. Dificultades de adaptación a la maternidad / paternidad.

Duelo por la pérdida del bebé.

Desarrollo de un vínculo seguro con el bebé.

Desarrollo de la primera infancia.

Gestión de cambios emocionales.

Acompañamiento en el embarazo, parto y la crianza temprana.

Problemas que surgen en las relaciones de pareja y dinámicas familiares.

 

Por otro lado, también trabajamos sobre tu identidad como madre y padre, ayudándote a entenderte en tu papel e identificando dinámicas y patrones familiares tales como:

 

Algunas dinámicas relacionales adquiridas durante los inicios de la crianza que se van enquistando y que muchas veces se deben a la presión social y familiar, y a luchas de poder creadas en el proceso maternal.

Algunos patrones fuertemente interiorizados en nuestra propia crianza y que se perpetúan casi a nivel inconsciente

¿ A quién se dirige la psicología perinatal?

A ti como MADRE
Durante tu embarazo, parto y puerperio

trabajaré contigo bajo la premisa de que tú y tu bebé tenéis una serie de necesidades básicas naturales e instintivas que son prioritarias para crear un vínculo sano que os permita entenderos y comunicaros como madre e hij@, de forma que las necesidades vitales de ambos queden cubiertas.

Las herramientas instintivas para cuidar de nuestro bebé comienzan a surgir en el embarazo, envueltas en una enorme nube hormonal y rodeadas de cambios emocionales potentes y antojos que normalmente se infravaloran y nos  hacen sentir “raras”, incómodas y muy a menudo incomprendidas. Ahí es donde entra una parte de mi labor terapéutico, ayudando a naturalizar esas sensaciones y verlas como una forma de conexión con nuestro cerebro “mamífero”, es aparte de nosotras mismas que nos permitirá ser madre sin pensar demasiado, sin exigirnos y sin “deberías”.
Por ello el apoyo que te ofrezco se centra básicamente en ayudar a que seas capaz de entenderte a nivel corporal y mental, acoger tus miedos, tus necesidades, tus dudas y cuestionamientos, para ordenarlos y darles un sentido lógico en el proceso que te toca vivir; y así aumentar tu autoconfianza como mujer y madre que sabe lo que tiene que hacer mejor que nadie.

 

 

A ti como MADRE
durante la crianza
Ser madre es difícil y agotador, no sólo para el cuerpo, sino para el alma. Supone un revivir constante de nuestra propia infancia, rememorando nuestra crianza a veces consciente y otras inconsciente a través de viejas heridas que se abren de nuevo y nos transportan a una época llena de miedos infantiles. Contemplar a la madre que eres y entender la crianza como una oportunidad para cerrar heridas y crecer a nivel personal es un paso básico para conseguir una identidad maternal segura, justa con nosotras mismas y nuestra familia.
Todas las madres creamos un concepto propio de lo que “debemos ser” o “esperamos ser” como madres; se trata de un proceso lógico para la crear una identidad maternal. Sin embargo, en la vida actual las mujeres que somos madres nos sometemos a una excesiva “cavilación” mental y un constante “cuestionamiento” sobre el tipo de “madre” que somos porque tenemos mucha información sobre tipos de crianzas, maternidades, estudios…que nos dan “recetas ideales” y esto no deja espacio al punto más básico de una madre, la mujer que hay detrás.
En nido y mente se trabaja para ayudarte a criar con naturalidad, lo que significa criar bajo un estado contemplativo de ti misma como mujer que se convierte en madre a través de la experiencia y que reconoce el derecho fundamental de toda madre a hacer lo que puede y como puede sin autoexigirse ni fustigarse.
Es importante tomarse a una misma con naturalidad, siendo consciente de que si la vida está para “liarla, para arreglarlo y para aprender”, la maternidad es un curso acelerado de esta premisa.
Una mujer se hace madre a través de la experiencia y es importante tener curiosidad por enfrentarse a situaciones nuevas e integrar valores de nuestra propia crianza sin juzgarlos a toda costa. El pánico a crear traumas infantiles o la incongruencia entre lo que hemos visto hacer a nuestras madres y que queremos o debemos” hacer nosotras generan mucho sufrimiento en las madres actuales.
A ti como PADRE
Durante el embarazo, parto y postparto

 

Mientras la mujer está ocupada con su propia vivencia física y mental en el embarazo, los padres van armando su modelo paternal en la sombra, viendo como la vida afectiva de la pareja varía, pasando de la ternura al conflicto. A veces la actitud su mujer es “extraña”, con emociones a flor de piel, se pasa de la alegría a la angustia en un momento, y del amor al enojo profundo… Es probable que comiencen a salir a la luz conflictos causados porque cosas que antes no importaban o ni se notaban ahora molesten y preocupen a la madre, se trata de algo natural, pues la mente de la mujer esta cambiando y trasformándose en una mente maternal, así que las cosas se empiezan a ver pensando en el futuro, el bebé y la familia.
En este momento los padres sienten el panorama como bastante poco alentador y las dudas y miedos asaltan su mente.
En este caso, el apoyo psicológico se centra en facilitar la comunicación y la empatía mutua, y trabajar en las dudas y miedos paternos que surjan.

 

A ti como padre
durante la crianza

 

Ser padre supone una crisis vital donde el hombre deja de ser el hijo para ser también el padre. Sin embargo, en la construcción de la identidad paternal la parte social juega un papel básico, pues los hombres no se ayudan del proceso biológico del embarazo y parto. Teniendo en cuenta esto, en la sociedad actual ser padre significa estar desnudo y perdido en su papel porque el modelo paternal aprendido del propio padre, mas tradicional y focalizado en generar recursos económicos, ya no tiene validez. Así , cada vez mas los padres actuales se tienen que enfrentar al reto de reinventar su paternidad, cambiar las practicas cotidianas y establecer nuevos compromisos en la crianza; a demás de enfrentarse a viejas heridas del niño que fueron.

En este panorama donde se prioriza un padre más cercano a los hijos existen también miedos, temores, indefensiones y luchas de poder. Muchas luchas de poder que causan malestar y sufrimiento psicológico y ahí es donde tu psicóloga te puede apoyar para resolver la situación