child-1082069_1920

En Nido y Mente te apoyamos cuando estés preocupad@ por tus hijos:

…“Y es que es difícil saber que pasa por la mente de nuestros pequeños porque ni su forma de percibir y asimilar la realidad es la misma a la nuestra, ni su forma de gestionar los problemas cotidianos y frustraciones diarias tampoco. Así, en el día a día los niños están entendiendo los problemas a su manera, afrontándolos a su manera y transmitiéndolos a su manera”

Cuando los niños perciben situaciones “desagradables”, “extrañas”, “difíciles”, “injustas” y en general, situaciones que les hacen sentir mal, ponen en acción sistemas de alerta y defensa propios como llorar, decirlo con sus palabras o bien somatizarlo a través de su cuerpo y sus conductas.  Estas situaciones que están creando tensión en los niños se pueden alargar en el tiempo por no entenderse, llegando a causarles dolor físico y emocional. Es ahí cuando los niños activan inconscientemente una especie de sistemas de protesta-alarma que nos alertan de que “algo no va bien”

¿Qué problemas suelen tener nuestros pequeños?

-Problemas de sueño (pesadillas, terrores nocturnos, insomnio)

-Problemas en la alimentación (no comer, vomitar…)

-Dificultades de autocontrol corporal (escaparse el pis o caca, actuar muy impulsivamente, sufrir tics,…)

-Problemas de salud física (dolor de barriga constante, de cabeza, de oídos…).

-Problemas de conducta o emocionales (mostrarse muy irascible, tener rabietas,  mostrarse nervioso, dificultades para concentrarse, angustia o enfado permanente, sentirse apenado…)

-Problemas con la escuela (problemas de adaptación, dificultades con el control de esfínteres, ansiedad por separación de la madre o padre, acoso escolar, problemas de socialización, dificultades para seguir el ritmo académico…)

-Problemas con los hermanos (celos, peleas constantes, miedos, burlas…).