bebé mamando 2

 

Acompañamiento en la lactancia materna:

Si decides amamantar a tu bebé, en Nido y Mente ahora te ofrecemos asesoramiento para la lactancia y te acompañamos:

  • Desde el momento del embarazo, para tener la información clave para empezar la lactancia y soltar los miedos que nos suelen aparecer antes de que llegue él bebe: ¿qué es lo que te preocupa y te da miedo de la lactancia?
  • En los primeros momentos o días de vida para conseguir ese enganche primordial a la teta, que la mayoría de las veces es corregir la postura en que colocamos al bebe. O cualquier otra situación más complicada para comenzar esa lactancia como por ejemplo:
    • Recién nacido (días o pocas semanas) que “no se coge al pecho”.
    • Lactancia dolorosa (con o sin grietas o mastitis), ya que ponen en riesgo la lactancia y la salud de la mama.
    • Recién nacido (desde los 7 a los 15 días) que no está ganado peso.
    • Madres que necesitan ayuda para iniciar o mantener una precaria lactancia: bebes prematuros, enfermos, hospitalizados, etc.
  • Durante vuestra lactancia, cuando aparezca cualquier duda, dolor (o/y grietas) o problema que te haga pensar que algo no va bien.
  • E incluso para acompañar una lactancia en tándem o un destete.
  • Durante el proceso de incorporación al trabajo. Te acompañamos también en estos momentos en los que quizás no te sientas comprendida por tu entorno y necesites un lugar seguro para expresarlo.

 

Es importante que la madre llegue a saber cuáles son sus deseos y necesidades con respecto a la lactancia materna y a la crianza de su bebé.. Escuchándote y sin juicios de valor sobre ello.  Es cierto que la lactancia materna tiene infinitos beneficios para ambos, pero lo más importante para el bebé  es sentir a su madre feliz con sus decisiones. A veces nos resulta complicado discernir entre lo que deseamos nosotras, lo que es mejor para nuestro hijo, lo que cree mi pareja o mi entorno, o lo que resulta más sencillo a priori. Esta coherencia entre lo que sentimos, creemos y hacemos es la base para sentirnos bien en cualquier situación de la vida. Y la maternidad, como una de las grandes maestras, nos va a traer esto cada día. Te acompañamos en ese aprendizaje del “darse cuenta” para que consigas sentirte en paz con lo que eres.