TEORÍA DEL TRICEREBRO Y SU IMPORTANCIA EN LA INFANCIA:

Según esta teoría el cerebro humano consta de tres formaciones o cerebros independientes. Cada uno de estos cerebros posee su propia inteligencia, su propia subjetividad individual, su propio sentido del tiempo y el espacio y su propia memoria, además de otras funciones. Estos tres cerebros son, en orden de evolución, el cerebro reptiliano, el límbico y el neocórtex. Los tres cerebros están interconectados a nivel neuronal y bioquímico y cada uno controla distintas funciones de nuestro cuerpo, afectando directamente a nuestra salud, bienestar y rendimiento personal, profesional o académico.

El reptiliano regula las funciones fisiológicas involuntarias de nuestro cuerpo y es el responsable de la parte más primitiva de reflejo-respuesta. No piensa ni siente emociones, sólo actua cuando nuestro cuerpo se lo pide: control hormonal y de la temperatura, hambre, sed, motivación reproductiva, respiración…

Por encima del reptiliano, tenemos el sistema límbico, almacén de nuestras emociones y recuerdos. En él se encuentra la amígdala, considerada la base de la memoria afectiva. Entre las funciones y las motivaciones del límbico están el miedo, la rabia, el amor maternal, las relaciones sociales, los celos…

Por último, tenemos el neocórtex o cerebro racional, que es quien permite tener conciencia y controla las emociones, a la vez que desarrolla las capacidades cognitivas: memorización, concentración, autoreflexión, resolución de problemas, habilidad de escoger el comportamiento adecuado… es la parte consciente de la persona, tanto a nivel fisiológico como emocional. Para hacerlo más fácil y comprensible, agruparemos el primer y el segundo cerebro y lo llamaremos cerebro emocional inconsciente; y al tercero, lo llamaremos cerebro racional consciente.

Buena parte de responsabilidad en conseguir este estado de salud integral recae en la estructura llamada amígdala del sistema límbico, que condiciona nuestros sistemas ejecutivos y de autocontrol emocional (neocórtex), a la vez que condiciona nuestra salud física (reptiliano).

El cerebro reptiliano y el emocional es básico en los primeros años de vida, se trata de la parte neurológica que conforma su mente infantil básica y es la que define su forma de captar, entender y actuar frente al mundo. Si a un niño se le somete a un trabajo excesivo racional consciente (por ejemplo con la escolarización durante horas, sentado en la silla frente al pupitre, manteniendo atención focalizada…) se le está obligando a desarrollar precozmente circuitos cerebrales en un sistema mental que no es el suyo, como niño, y esto le provoca una desconexión consigo mismo y su forma de entender el mundo. Deje de ser quien es, de percibir como está preparado para percibir y esto supone un shok.Habria que valorar si el diagnóstico de TDH solamente es un intento de obligar al niño a que deje de usar su mente infantil que capta a través del cerebro reptiliano y emocional para usar de forma prematura un cerebro que no es el que le corresponde desarrollar en ese momento.

Cabe decir que un cuadro diagnóstico de TDH se parece mucho a un cuadro diagnóstico de estrés e un adulto, donde la amígdala deja de funcionar con normalidad provocando que el cerebro no procese adecuadamente la información sensorial que le llega a través principalmente del oído (este niño no escucha!!!), y de otros sentidos, la persona reaccione con impulsividad y se bloqueen las funciones del neocortex: los sistemas ejecutivos y de autocontrol emocional. Puede que el TDH se trate de una protesta cerebro infantil ante una situación injusta para su propia mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *